Seis periodistas son hostigados en Ecuador por participar en ‘Panama Papers’

0

tuits_correaAtaques, insultos y amenazas recibieron los seis periodistas ecuatorianos que formaron parte de la investigación de los ‘Panama Papers’, después de que el Presidente de la República, Rafael Correa, a través de sus cuentas en redes sociales expusiera sus nombres, medios y cuentas de Twitter. El mandatario también arengó a sus partidarios para que envíen mensajes a los periodistas. “A exigirles TODA la verdad”, señaló.

El Presidente también se refirió la masiva filtración de documentos realizada por el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ), escribió en la red social: “Casi  un año pasaron buscando algo contra el gobierno ecuatoriano y no encontraron nada. Ahora le toca a los ciudadanos: exijamos TODA la información. La lucha “selectiva” contra la corrupción sólo es… ¡más corrupción!”.

Los tuits de Correa fueron reposteados por funcionarios del Régimen como Patricio Barriga, expresidente del Consejo de Regulación y Desarrollo de la Información y Comunicación (Cordicom) y actual titular de la Secretaría de Comunicación (Secom) de Carondelet.

Read this text in english
Click
Photo: El Universo.

Photo: El Universo.

Sin embargo, como expone diario El Comercio, las reacciones contra los periodistas y los medios trascendieron las redes sociales. El miércoles 13 de abril, alrededor de 20 personas acudieron a las afueras de El Comercio para protestar con carteles contra los periodistas y a exigirles que “difundan todo”. Lo mismo sucedió en diario El Universo: hacia el mediodía un grupo de 17 personas llegó hasta los bajos de la redacción en Quito para “exigir la verdad” y descalificar a los dos periódicos.

Pero los periodistas involucrados en la investigación global de la ICIJ, ya fueron presionados días antes. El 6 de abril de 2016, la presidenta del Consejo de Participación Ciudadana y Control Social (Cpccs), Yolanda González, anunció en rueda de prensa que se ha identificado a cinco periodistas que formaron parte de la investigación de los ‘Panama Papers’ para exigirles entregar la información que esté en sus manos para iniciar investigaciones propias.

El pedido del Cpccs se oficializó el 13 de abril. A través de un escrito dirigido a los seis periodistas de medios privados que participaron en el proyecto de la ICIJ y al director del diario estatal El Telégrafo (que no fue parte de la investigación global pero publicó un artículo sobre el tema), se citó a los comunicadores a una reunión el 19 de abril para que entreguen a ese organismo toda la información que tengan sobre la investigación que atañe a Ecuador.

Un llamado similar hizo la Comisión de Justicia de la Asamblea Nacional, la cual anunció, a través de un comunicado de prensa, que se invitará a los periodistas de los diferentes medios de comunicación que están investigando este tema. En ese sentido, el oficialista Mauro Andino, presidente de la Comisión, apuntó que aunque la asistencia de los periodistas no es una obligación legal, “sí es una obligación moral que tienen con el país”.

En entrevista con Diario El Universo, Marina Walker, vicedirectora del ICIJ, comentó que “el Estado está confundiendo las cosas porque los periodistas ecuatorianos y los de todo el mundo no tienen en su posesión ni son dueños de ningún documento. Ellos están invitados a participar en plataformas que controla el ICIJ, los documentos pertenecen al ICIJ y al diario alemán Süddeutsche Zeitung, y cualquier requerimiento de un gobierno tiene que canalizarse a través del ICIJ. Están preguntándole a la persona equivocada. El ICJ tiene una política de no entregar documentación a los gobiernos, no somos una agencia del gobierno y este tiene que usar sus propios mecanismos para investigar”.

La Fundación Andina para la Observación y Estudio de Medios (Fundamedios), por su parte, repudió “estas acciones que evidencian el hostigamiento y la estigmatización desde el poder. Al revelarse los nombres de los periodistas implicados en la investigación, son expuestos a una mayor vulnerabilidad que podría tener consecuencias nefastas, tanto para la integridad de los periodistas, como para la libertad de expresión”.

Share.

About Author

Comments are closed.