Con préstamos y exigencias, China expande su influencia en América Latina

8

En todo el Ecuador, se van a construir caminos, carreteras, puentes, hospitales, e incluso una red de cámaras de vigilancia que llegará hasta las Islas Galápagos, todo con dinero chino. Los bancos estatales chinos ya han invertido $11 mil millones de dólares en este país y el gobierno ecuatoriano aún pide más.

Lea el texto completo de Clifford Krauss y Keith Bradsher:
NYTimes.com

China tiene aproximadamente $4 mil millones en reservas de divisas, que está resuelta a invertir en el extranjero para obtener ganancias y ejercer su influencia.

No obstante, este despliegue de fuerza financiera también vuelven más vulnerable a China, y al resto del mundo. Desde hace ya un tiempo China es el motor del crecimiento global, pero ahora está asumiendo nuevos riesgos al exponerse a regímenes políticos inestables, mercados emergentes volátiles y otras fuerzas económicas fuera de su control.

Cualquier problema podría impactar el crecimiento de China, en especial en un momento en el que ya se está desacelerando. Los tropiezos en la bolsa de valores del país este verano sólo añaden presión, ya que el gobierno está tomando medidas enérgicas para estabilizar la situación.

Aunque China tiene recursos sustanciales para resistir choques financieros graves, su estabilidad en general es importante. Cuando China sufre un desmayo, los efectos se sienten a nivel mundial, en las empresas, industrias y economías que dependen de este país como motor de crecimiento.

Consciente de su poderío, China está forzando a los otros países a jugar según sus reglas financieras, lo cual puede resultar oneroso. Muchos países en desarrollo pagan tasas de interés exorbitantes a cambio de créditos, y ceden los derechos sobre sus recursos naturales por años. China es dueña de casi el 90 por ciento de las exportaciones petroleras de Ecuador, que se utilizan básicamente para pagar su deuda.

“El problema es que estamos tratando de remplazar al imperialismo estadounidense con el imperialismo chino”, dice Alberto Acosta, quien fue ministro de energía del Presidente Correa durante su primer período. “Los chinos están comprando en todo el mundo, transformando sus recursos financieros en inversiones y recursos minerales. Llegan con financiamiento, tecnología y técnicos, pero también con tasas de interés altas.”

China también tiene un record cuestionable en lo que se refiere a seguridad laboral, normas ambientales y gerencia de empresas. Aunque las inversiones chinas han creado empleos en muchos países, los expertos en desarrollo están preocupados pues Pekín está exportando sus peores prácticas.

Las operaciones chinas de minería y manufacturas, como las operaciones estadounidenses y europeas en décadas anteriores, han sido acusadas de abusar de los trabajadores en el extranjero. Y sus plantas de energía a carbón y fábricas industriales están aumentando los problemas de contaminación en las naciones en desarrollo.

Ya han surgido problemas en Ecuador. A unos cuantos kilómetros del sitio de la planta hidroeléctrica, el Río Coca desemboca en una catarata de 146 metros, las más alta y turística del país, y baja en cascadas a través de cañones empinados hacia el Amazonas.

Cuando se termine la represa y el agua se desvíe hacia la planta, las cascadas disminuirán considerablemente su cauce durante parte del año. Además, el cambio climático ya ha disminuido los glaciares andinos que alimentan el río, por lo que los expertos debaten si el sitio tendrá suficiente agua para generar incluso la mitad de la electricidad prevista.

También se han registrado protestas entre los ecuatorianos que trabajan en el proyecto administrado por China sobre salarios, cuidados médicos, alimentos y condiciones laborales generales.

El pasado diciembre, un río subterráneo irrumpió en un túnel de la obra. El agua inundó la planta eléctrica y mató a 14 trabajadores. Fue el último de una serie de accidentes graves en los proyectos chinos en Ecuador, que en ocasiones cobraron algunas vidas.

Camino a la dependencia
En uno de sus primeros actos como presidente, Correa expulsó a los estadounidenses de la base militar en Manta, una posición importante en la guerra del Pentágono contra el tráfico de drogas. “Podemos negociar con Estados Unidos sobre la base en Manta, si nos dejan poner una base militar en Miami”, dijo Correa en ese momento.

Luego cortó los lazos financieros. A finales de 2008, Correa llamó “inmoral e ilegitima” a la mayor parte de la deuda de su país, la cual era, en gran parte, propiedad de inversionistas occidentales, y dejó de pagarla, lo que causó una moratoria.

En ese momento Ecuador estaba en apuros. La crisis financiera global se estaba gestando y los precios del petróleo colapsaron. Ecuador y Petroecuador, la compañía petrolera estatal, comenzaron a quedarse sin dinero.

Excluido por los mercados tradicionales de crédito, Ecuador recurrió a China para llenar el vacío. PetroChina, la compañía petrolera estatal, prestó mil millones de dólares a Petroecuador en agosto de 2009 a un plazo de dos años con una tasa de interés de 7,25 por ciento. En menos de un año, comenzó a fluir más dinero chino para una planta hidroeléctrica y otros proyectos de infraestructura.

No obstante, el dinero chino llega con sus propias condiciones. Junto con los pagos de intereses exorbitantes, también exigen que Ecuador utilice compañías y tecnología china en los proyectos.

Las normas internacionales limitan la manera en que Estados Unidos y otros países industrializados pueden vincular sus créditos a tales acuerdos, pero China no está obligada a seguir estas normas pues todavía se le considera un país en desarrollo.

Por lo común, tales tratos favorecen a los chinos.

PetroChina y Sinopec, otra empresa estatal china, extraen juntas cerca de 25 por ciento de los 560.000 barriles producidos diariamente en Ecuador. Y al mismo tiempo que controlan la mayor parte de las exportaciones petroleras, las empresas chinas también cobran entre $25 y $50 dólares a Ecuador por cada barril que extraen.

Las cláusulas de China llevan a los países a situaciones precarias.

En Ecuador, el petróleo representa aproximadamente 40 por ciento de los ingresos gubernamentales, de acuerdo con el Departamento de Energía de Estados Unidos. Y esas ganancias, están en caída libre junto con el precio del petróleo. Con el crudo a $50 dólares por barril, a Ecuador no le queda mucho para pagar sus créditos.

Si Ecuador u otros países no pueden cubrir sus deudas, China podría afianzar su dominio. Un banquero ejecutivo chino, quien insistió en el anonimato debido a la sensibilidad diplomática del asunto, dijo que lo más probable era que Pekín reestructurara algunos créditos en lugares como Ecuador.

Para hacerlo, las autoridades chinas desean extender los plazos de los créditos, en lugar de condonar parte del monto principal. Eso significa que los países tendrán que entregar sus recursos naturales por años adicionales, lo cual limita la capacidad de endeudamiento del gobierno y la búsqueda de otras oportunidades de desarrollo.

China tiene la influencia suficiente para asegurarse de que los acreedores paguen: como fabricante principal de una larga lista de productos, Pekín puede, en efecto, amenazar con recortar los envíos a los países que no paguen sus créditos, dice el banquero ejecutivo chino.

Debido a su economía tambaleante, al inicio del año Ecuador pidió a China un financiamiento adicional de $7,5 mil millones de dólares para manejar el creciente déficit presupuestario del gobierno y comprar productos chinos. Desde entonces, la situación sólo ha empeorado. En semanas recientes, miles de manifestantes se han volcado a las calles de Quito y Guayaquil para protestar en contra de reformas gubernamentales, que luego el Presidente Correa tuvo que abandonar.

Plagado de problemas
Un aire de hostilidad cubre a la planta hidroeléctrica Coca Codo Sinclair, el proyecto de construcción más grande de Ecuador.

“Cometes un errorcito y te dicen algo como ‘lárgate de aquí’”, dice Gustavo Taipe, un soldador ecuatoriano. “Quieren hacerse los duros.”

Como otros obreros, Taipe, de 57 años, trabaja 10 días seguidos. Luego conduce durante siete horas hasta su casa para pasar cuatro días con su familia, y después regresa por otros 10 días. Taipe y otros se quejan sobre los salarios que reciben por trabajo tan extenuante. Al inicio, ganaba $600 dólares al mes. Luego de los paros laborales, organizados por los ecuatorianos, ahora gana $914 dólares mensuales.

Se suponía que el proyecto hidroeléctrico, encabezado por Sinohydro, la compañía china de ingeniería, y financiada por el Banco Chino de Exportaciones e Importaciones, estaría listo a finales de 2014. Sin embargo, el proyecto ha estado plagado de problemas.

El año pasado se atascó un martillo percutor y quedó suspendida la excavación de un túnel importante. Luego, en diciembre, 11 trabajadores ecuatorianos y tres chinos murieron y una docena resultaron heridos cuando un río subterráneo irrumpió en el túnel e inundó la planta eléctrica. Los trabajadores se ahogaron o fueron aplastados por las rocas y barras de metal que cayeron.

Asimismo, el impacto ambiental ha generado controversia. El sitio se encuentra en un área propensa a sismos, cerca de la base de un volcán que hizo erupción esta primavera y produjo algunos flujos de lava. “Todos pensamos que era muy peligroso poner el proyecto aquí”, dice Fernando Santos, ministro de energía durante los años finales de la década de los ochenta.

La construcción de múltiples caminos de acceso amenaza el ecosistema amazónico. Los caminos permiten que los campesinos y ganaderos se abran paso hacia los bosques tropicales más remotos de Ecuador, un corredor importante de osos y jaguares silvestres.

Un futuro incierto
En años recientes, cuando delegaciones ecuatorianas han visitado China en busca de apoyo para la refinería cerca de Manta, los viajes han estado marcados por un ambiente de celebración.

Confiado en el apoyo de China, Ecuador ha avanzado decididamente con el proyecto de la refinería. Afuera del puerto de Manta, los trabajadores ecuatorianos han aplanado 8,09 kilómetros cuadrados para la Refinería del Pacífico; otros están ocupados colocando ductos de fabricación china. Ecuador ya ha gastado $1 mil millones de dólares de su propio dinero en el proyecto.

China está reevaluando su estrategia de inversión global ya que el país enfrenta nuevos retos económicos internos y externos. En lugar de extender su riqueza por todo el mundo a ciegas, el país asiático se está volviendo más sofisticado respecto a sus negocios con el fin de proteger sus utilidades y asegurar la variedad correcta.

Ahora, el futuro del proyecto de refinería en Ecuador no está tan claro.

El director financiero de PetroChina, Yu Yibo, dice que los recortes de la empresa incluirían proyectos de refinería, pero se negó a hacer alguna declaración sobre el caso de Ecuador de manera específica. Wu Enlai, miembro del consejo y secretario de la empresa, fue más franco con respecto a los prospectos de la refinería: “Está en la etapa de estudio de viabilidad”.

Pero, por ahora, los ductos sólo van a varias mesetas arenosas, blancas y vacías. Los bancos chinos no han acordado oficialmente el financiamiento de $7 mil millones de dólares para el proyecto, lo cual se espera que cueste alrededor de $10 mil millones.

Share.

About Author

8 Comments

  1. I’m impressed, I have to admit. Seldom do I encounter a blog that’s equally educative and interesting,
    and without a doubt, you have hit the nail on the head.
    The issue is an issue that too few men and women are speaking intelligently about.
    I am very happy that I stumbled across this during
    my hunt for something concerning this.

  2. exceⅼlent ⲣublish, very informative. I ponder why the opposite
    exⲣerts of this sector ddo noot understand
    this. You should procᥱed yoir ᴡriting. I am confident, you ave a great
    readers’ base alreɑdy!

  3. Someone essentially lend a hand to make seriously posts I’d state. This is the first time I frequented your web page and up to now? I amazed with the analysis you made to make this actual post extraordinary. Fantastic task!

  4. Hello there! I could have sworn I’ve been to this site before but after reading through some of the post I realized it’s new to me. Anyhow, I’m definitely delighted I found it and I’ll be bookmarking and checking back often!

Leave A Reply